Cómo pagar las deudas personales

No es complicado pagar las deudas personales, sin embargo es algo que requiere de un compromiso y algunos cambios en nuestro estilo de vida y en la forma en la que administramos y gastamos nuestro dinero. Una cosa que siempre hay que tener en mente con relación a las deudas, es que todo ese dinero que destinamos para el pago, lo podríamos estar utilizando para hacer realidad otras metas financieras. En otras palabras, las deudas personales o de cualquier tipo nos impiden disponer cómodamente de nuestros ingresos. Por ello también es conveniente considerar todo lo que se podría hacer de no tener deudas personajes, los objetivos de vida que se podrían cumplir e incluso el dinero extra que se podría ahorrar.

Consejos para pagar las deudas personales

Independientemente de la estrategia o planes de pago, siempre se debe tener en cuenta que todos ellos implican cubrir al menos, el pago mínimo mensual de todas las deudas o créditos y si se puede hasta un poco más. Hay varios tips o consejos para pagar las deudas personales que se pueden poner en práctica y que ofrece una salida conveniente a este problema de endeudamiento. A continuación los mencionamos a detalle.

Reconocer que existe un problema y afrontarlo

Cuando se tiene un problema de endeudamiento, lo primero que se tiene que hacer es reconocerlo y asimilar que se tiene que hacer algo para afrontarlo. En consecuencia es muy recomendable reunir los más recientes estados de cuenta que correspondan a todas nuestras tarjetas de crédito de tal manera que podamos sumar los saldos para conocer el total de nuestra deuda. De este modo tendremos un cálculo más preciso del problema financiero y nos daremos una idea más clara de la situación.

Dejar de utilizar todas las tarjetas de crédito

Una de las principales razones por las que adquirimos deudas personales es el mal uso de las tarjetas de crédito. Por ello y ya que nuestro objetivo principal es el de pagar las deudas, es altamente recomendable dejar de utilizar las tarjetas de crédito y de preferencia esconderlas para no estar tentados a utilizarlas en cualquier momento. Con frecuencia nos acostumbramos a pagar todo con ellas en lugar de utilizar el efectivo, algo que al final termina por acumular una gran deuda.

Desarrollar una estrategia de pagos

Una vez que se admite el problema y se toman las precauciones correspondientes con respecto al uso de las tarjetas, es momento de definir un plan de acción para el pago de las deudas. Para ello es importante que escribamos en un papel la cantidad total de ingresos netos mensuales que percibimos, así como todos los gastos fijos, incluyendo el pago de la hipoteca, la factura del agua, luz, servicio de Internet, televisión, teléfono, etc.

En función de los recibos o notas que conservamos, deberemos estimar los demás gastos que realizamos como el caso de las compras en supermercados, el transporte, etc. Una vez que reunimos esta información tendremos la capacidad de ver que gastos no son tan indispensable los podemos recortar. Siempre hay que tener en mente que para poder salir de las deudas, hay que destinar la mayor cantidad de dinero al pago de las mismas.

También debemos asegurarnos de restar nuestros gastos de nuestros ingresos para comprobar cuanto tenemos disponible para el pago de las deudas. Esta cifra es importante ya que debe ser suficiente como para solventar el pago mínimo de todas las tarjetas de crédito y todavía tener una cantidad para hacer pagos adicionales.

Organizar y listar todos los adeudos

Lo siguiente que debemos hacer para pagar las deudas personales organizar y hacer una lista de todo lo que debemos en nuestras tarjetas de crédito. Para ello es importante establecer un orden, por ejemplo, el nombre de la tarjeta de crédito, su saldo o deuda total, la tasa de interés, el pago mínimo y la fecha de pago.

Asegurarse de realizar los pagos

Este es el último paso en la estrategia de pagos para liquidar deudas personales y también seguro que es el más difícil de llevar a cabo. Lo importante aquí es no perder de vista que debemos pagar el mínimo en todos nuestros créditos si es que queremos evitar el impago. Ahora bien, toda esa cantidad que se tenga destinada para el pago de las deudas, es importante que la asignemos por completo a la primera deuda de nuestra lista. Una vez que se haya terminado de pagar esa deuda, debemos seguir con la siguiente y así hasta que finalmente liquidemos todas nuestras deudas.

Otras alternativas para pagar las deudas

En caso de que nuestro problema de deudas sea tan grave que nos impida incluso establecer un plan de pagos, entonces debemos encontrar otras alternativas que nos permitan solventar las deudas y salir del apuro económico en el que nos encontramos. Generalmente estas alternativas incluyen:

  • La venta de algún activo. Ya sea que se trate del coche o joyería, cualquier activo de valor se puede vender para conseguir dinero en efectivo y realizar los pagos. Aquí es importante no optar por el empeño ya que este es un préstamo a corto plazo con intereses muy altos y en realidad lo que se busca es salir de deudas y no adquirir más.
  • Conseguir dinero adicional. Si hemos sido precavidos y tenemos algo de dinero ahorrado, podemos utilizarlo precisamente para realizar los pagos de las deudas. Incluso también es recomendable conseguir un segundo trabajo para generar ingresos adicionales.

Negociar con los acreedores. Los clientes que no pagan son un lastre muy pesado para las instituciones financieras, por lo cual la mayoría de ellas siempre están abiertas a negociar el pago de la deuda. Lo importante aquí es tomar la iniciativa y decirles la cantidad que podemos pagar para que comprueben que en realidad se tiene la intención de liquidar el adeudo. A continuación es muy probable que la entidad acepte refinanciar el adeudo con una tasa de interior más baja o también es posible que acepten dar un descuento en caso de que podamos realizar un solo pago.

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *